Saltar al contenido $theme.runtime("145")

Construyendo el Futuro Hoy

Honorables miembros del Congreso Nacional.

Estimadas y estimados compatriotas.

Ciudadanas y ciudadanos de este hermoso país.

Conforme a lo establecido en el Artículo 238, numeral 8, de la Constitución de la Repú­blica, vengo a dar cuenta al Congreso Nacional, de las gestiones realizadas por el Poder Ejecutivo, en el periodo comprendido entre el 1º de julio de 2015 y el 30 de junio de 2016, así como de la situación general de la República y de los planes para el futuro.

Con legítima satisfacción podemos anunciar que el pueblo paraguayo y su gobierno viven una democracia representativa plena, con auténtica división de poderes, con procesos electorales incuestionables y con plena vigencia del estado de derecho. Somos DEFINITIVAMENTE UNA REPÚBLICA SOBERANA INCORPORADA AL CONCIERTO DE LAS NACIONES DEL MUNDO COMO NUESTROS PADRES DE LA PATRIA NOS LEGARON.

Hace casi un año, el Paraguay recibió la visita histórica del Papa Francisco. Una vez más quiero agradecer a su Santidad su sencillez, calidez, y su enorme esfuerzo de cumplir, siempre con una sonrisa, una agenda de actividades muy difícil de lograr. Y gracias por el tesoro de sus palabras, que arrojan luz sobre nuestro presente y nos ofrecen una guía para afrontar los desafíos venideros. Su orientación nos deja una gran tarea: trabajar juntos, con sacrificio, y perseverancia para lograr un país más justo para todos.

TODOS… políticos, líderes, empresarios, comerciantes, campesinos, jóvenes, mujeres…, TODOS podemos abrazar las palabras del Santo Padre y renovar nuestra convicción para poder lograr: un desarrollo económico con rostro humano, y que atienda, sobre todo, a quienes más lo necesitan.

Hagamos una labor honesta, que busque soluciones dignas y definitivas para la gente sin chantajes. Y sobre todas las cosas, un diálogo social abierto, franco, sin ideologías basados en la verdad y guiados por principios y valores políticos, morales y éticos de la democra­cia representativa y el republicanismo. Hablemos con corazones libres, sabiendo que la libertad no es hacer siempre lo que uno quiere. Hagamos los sacrificios necesarios, para que nuestros hijos, nietos, y los hijos y nietos de nuestros hijos, vivan plenamente con un sinfín de oportunidades.

Trabajemos JUNTOS por el bienestar de TODOS.

Horacio Cartes
Presidente de la República